Cómo desarrollar una cultura de liderazgo global en una empresa de emprendedores

Para crear una cultura de liderazgo global y coherente en los diferentes grupos de negocio, Freudenberg estableció un marco de liderazgo describiendo los comportamientos y competencias deseados en diferentes niveles de liderazgo. Junto con Krauthammer, diseñaron un concepto de liderazgo global que consiste en 4 programas de liderazgo personalizados. Con estos 4 programas, Freudenberg está apoyando y desarrollando a sus líderes para que puedan pasar por las diferentes transiciones de liderazgo de forma exitosa y satisfacer sus necesidades y desafíos específicos.

Incluido en el trayecto de aprendizaje de Freudenberg :

 

Freudenberg

CLIENTES
Freudenberg

SECTOR
Industrial

TOPICO
Liderazgo con entrega
Líderes inspiradores
Comunicación interpersonal

OBJETIVO
Cómo desarrollar una cultura de liderazgo global en una empresa de emprendedores

Personas destacadas del caso

Benjamin Häusler

Training Consultant

 

 

We Sense

Freudenberg es un grupo tecnológico global que fortalece a sus clientes y a la sociedad a largo plazo a través de innovaciones con miras al futuro. Junto con sus socios, clientes e instituciones de investigación, el grupo Freudenberg desarrolla tecnologías de vanguardia y excelentes productos y servicios para alrededor de 40 mercados y para miles de aplicaciones: sellos, componentes de control de vibraciones, textiles técnicos, filtros, químicos especiales, productos médicos y los productos de limpieza más modernos. La fuerza de la innovación, la fuerte orientación al cliente, la diversidad y el espíritu de equipo son las piedras angulares del grupo. La empresa de 170 años de antiguedad se mantiene firme en sus valores fundamentales: un compromiso con la excelencia, la confiabilidad y la acción pro-activa y responsable. En 2018, el grupo Freudenberg empleó a más de 49.000 personas en unos 60 países de todo el mundo y generó ventas de más de €9,4 mil millones.
Freudenberg se percibe a sí misma como una empresa integrada por emprendedores.

Las unidades de negocio operativas son gestionadas por empresas independientes cuya responsabilidad es la gestión y la dirección del negocio. A su vez, cada una de las empresas independientes pertenece a uno de los grupos de negocio. En el pasado, cada grupo de negocio era responsable de su propio desarrollo de liderazgo. Freudenberg quiso dar un vuelco a esta estrategia con la creación de una cultura uniforme de liderazgo global que fuese capaz de optimizar el uso de las sinergias y de preparar a sus líderes para afrontar desafíos constantes.

En colaboración con los profesionales de Recursos Humanos y Aprendizaje y Desarrollo de las distintas unidades, Freudenberg definió un marco de liderazgo que describía las habilidades y los comportamientos deseados en este ámbito en distintos niveles de liderazgo. Con el fin de implementar este nuevo marco e introducir, practicar y aplicar las habilidades y los comportamientos deseados a gran escala, era fundamental para Freudenberg desarrollar un programa de liderazgo global y desplegarlo en el ámbito del grupo.

We Bridge

Freudenberg buscaba un socio capaz de llevar a cabo este programa en todo el mundo y de hacerlo en los idiomas locales. Además, era importante que los consultores fueran capaces de adaptar el contenido del programa a la cultura local, manteniendo al mismo tiempo la uniformidad con el programa global.

La capacidad de la empresa era otro factor destacado, ya que debía formar a un gran número de participantes y responder a nuevas demandas dentro de un calendario establecido.

Freudenberg llevó a cabo un exhaustivo proceso de selección en varias fases con potenciales empresas. Quería asegurarse de que la empresa fuese capaz de cumplir las expectativas explicando el método que seguiría para entrenar los nuevos comportamientos y habilidades. Después de probar una sesión de training a la que asistieron líderes experimentados, Freudenberg se decantó por Krauthammer por contar con el mejor método de evaluación de sus consultores y con la mejor estrategia de training.

We Design

Gracias a un trabajo colaborativo con muchos participantes distintos, Freudenberg y Krauthammer diseñaron un concepto de liderazgo global que constaba de cuatro programas de liderazgo totalmente adaptados. Cada programa fue diseñado específicamente para responder a los desafíos de liderazgo planteados por los participantes implicados. A través de estos cuatro programas, Freudenberg seguirá dando soporte a sus líderes y a sus respectivas estrategias de desarrollo, permitiéndoles atravesar con éxito las distintas transiciones de liderazgo y satisfacer sus necesidades y desafíos concretos.

Los programas constan de tres bloques de tres días de duración cada uno, que se impartirán in situ. El programa incluye una sesión inicial, dos sesiones de training a través de Internet y un intercambio con un líder senior.

We Facilitrain

La implementación dio comienzo con Freudenberg Sealing Technologies (FST), el mayor grupo empresarial dentro del grupo Freudenberg. Después de unas valoraciones muy positivas que demostraban que los consultores transmitían la misma calidad en los distintos países, el programa empezó a implementarse a gran escala. Hasta el momento, el programa se ha llevado a cabo en China, Europa, Estados Unidos y Sudamérica. El training se ha impartido, hasta ahora, en alemán, francés, italiano, húngaro, español, portugués y chino. Freudenberg tiene previsto extender los programas a más regiones e idiomas (turco, ruso y japonés).

Además, el compromiso de la dirección está contribuyendo al éxito interno y a una valoración positiva del programa. Los directivos senior participan en discusiones periódicas con los líderes que toman parte en un programa de training con el fin de compartir experiencias, éxitos y errores que les ayuden en sus propias carreras profesionales.

Hasta ahora, han seguido el programa unas 1.500 personas.

You Drive

Con la implementación de los programas de desarrollo de liderazgo, Freudenberg está contribuyendo a que sus líderes hablen un idioma común y utilicen las mismas herramientas de liderazgo en distintas zonas geográficas. Esto ya se puede constatar durante los encuentros de carácter internacional cuando se reúnen responsables de distintas regiones. Además, los programas formativos han sido de utilidad para el Grupo Freudenberg con su base en Alemania, ya que les ha permitido seguir creciendo en mercados estratégicamente relevantes como el de Asia, India y Sudamérica y adaptarse a las necesidades y a los retos de los mercados de cada país.

También ha tenido un impacto muy positivo en el desarrollo de cada uno de los empleados que han participado en el programa formativo, lo que se refleja en las evaluaciones anuales que se realizan sobre aspectos como el comportamiento y el potencial. Esta estrategia contribuye a cumplir objetivo de que el 75% de sus puestos de liderazgo sean ocupados desde dentro de la propia organización. También permite que los líderes actuales y futuros se muevan con más facilidad por los grupos empresariales.

Freudenberg tiene una necesidad continua de desarrollar sus estrategias de liderazgo, y por eso dará continuidad a estos programas. Además, en colaboración con Krauthammer, revisa continuamente si los programas están abordando las habilidades, competencias y comportamientos adecuados o si se necesita reorientar el trabajo con algún comportamiento en particular.