¿Por qué el trabajo remoto no es todavía una norma?

¿Por qué el trabajo remoto no es todavía una norma?

Todavía no es una norma, a pesar de que hace años se viene prediciendo que el trabajo desde casa será el futuro modelo en muchas empresas. Los directivos pueden tener miedo de perder control sobre sus empleados cuando estos no están en la oficina, o temer un efecto dominó si le permiten a un padre joven trabajar desde casa dos tardes a la semana y el contable quiera hacer lo mismo.

Liderar sin empleados puede resultar una pesadilla para algunos directivos. Otro posible inconveniente es el aumento de su propio tiempo y esfuerzo. Los directivos necesitan organizarse mejor cuando sus empleados trabajan a distancia. Finalmente, a los ejecutivos les sigue preocupando que el trabajo desde casa pueda generar una creciente holgazanería.

La presencia es un factor importante para los ascensos 

Un estudio publicado en MIT Sloan Management muestra que los trabajadores remotos tienen menos posibilidades de obtener ascensos. En un experimento, los directivos consideraron que los empleados de oficina eran más diligentes y confiables, independientemente de la calidad del trabajo. Los empleados que trabajan de forma remota pueden acabar obteniendo evaluaciones de rendimiento más bajas, aumentos más pequeños y menos ascensos que los compañeros de oficina, a pesar de trabajar igual de duro y durante las mismas horas.

Invasión de la esfera privada

Otro inconveniente escondido es que los trabajadores remotos están dispuestos a trabajar más tiempo en casa. En vez de terminar de trabajar a las 17:00 horas, continúan trabajando durante una hora y media más. No hay compañeros que les recuerden que ya se ha terminado la jornada o que los inviten a tomar algo. Además, la pausa para comer es mucho más corta que en la oficina. Gracias a las posibilidades técnicas, los trabajadores remotos son mucho más flexibles y pueden conectarse a Internet cada vez que quieran. Esto los lleva a trabajar los fines de semana, en vacaciones y después de la jornada laboral. Los críticos pueden cuestionar que si todos los dispositivos técnicos han sido diseñados para ayudarnos a trabajar menos, de hecho, han supuesto lo contrario.

Un modelo con potencial de crecimiento 

De dos a cuatro días de presencia en la oficina y de uno a tres días de trabajo en casa. Este modelo tiene el mayor potencial de crecimiento; la oficina en casa y en la empresa se fusionan. Es importante encontrar el equilibrio adecuado, porque la gente que trabaja desde casa siempre corre el riesgo de descuidar su vida social y aislarse. Sin embargo, cuando se encuentra el equilibrio adecuado, los trabajadores remotos pueden lograr un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida, sentir mayor control y bienestar y ser más eficientes y productivos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s