Gestionar valores o incidentes, ¿liderazgo o gestión?

Descubra 7 hábitos útiles para cambiar

Hábitos útiles para cambiar¿Cuándo fue la última vez que hizo algo por primera vez? No es fácil superar nuestros hábitos. ¿Cómo mantener alta nuestra capacidad de cambiar y volver a despertar la curiosidad de los niños que todos tenemos dentro?

1. Obtener feedback regularmente

Obtener feedback de forma regular sobre su comportamiento actual: asegúrese de que recibe opiniones sobre cómo afecta éste al mundo exterior. Sea consciente de que la gente que le quiere tiende a verle diferente de aquellos que lo conocen por primera vez. Aproveche la oportunidad de obtener feedback de alguien a quien acaba de conocer (aunque sea a menudo una situación comprometida), así que asegúrese de tener un buen grupo de aliados: gente que sea honesta y que pueda hacer un seguimiento de su evolución. Un aspecto importante: no pida sólo aspectos a mejorar, ya que una de las mayores fuentes para su aprendizaje proviene, afortunadamente, ¡de sus puntos fuertes! Y por cierto, la pregunta “¿cómo lo valora?” con la respuesta “bien”, no son lo suficientemente buenas. Aliente a su interlocutor a ser más concreto.

2. Fijarse objetivos claros

Asegúrese de centrarse. Tener demasiados objetivos en términos de aprendizaje y de cambio lo ahogarán a usted y a su entorno. Los especialistas de la inteligencia emocional declaran que se necesitan por lo menos seis meses de práctica sólida desde la percepción de la necesidad de cambiar a un comportamiento determinado hasta tener cualquier oportunidad de adoptarlo.

Asegúrese de tener objetivos concretos en función del feedback recibido y de su propio análisis. Experimente con estos objetivos y reserve tiempo para la reflexión para evaluar cómo actuó con respecto a sus objetivos y si estos necesitan ser modificados o no.

3. Identificar un modelo de conducta

¿Quién practica con éxito la manera deseada de comportamiento? ¿Cómo lo hace? Observe e intente cuidadosamente copiar/imitar lo que esa persona hace. Practique ese modelo.

4. Ser consciente de sus creencias, opiniones, convencimientos y asunciones (COCA)

¿Sabe cuándo tiene la tendencia de luchar o abandonar? ¿Es consciente de las situaciones que provocan sus emociones? ¿Y sabe qué son esas emociones? ¿Qué he hecho o pensado, quizá inconscientemente, para provocar esta reacción en otra persona? (“Debo ser siempre perfecto”, “todos deben quererme o gustar de mí”, etc.). Si no sabe las respuestas de estas preguntas, busque y encuéntrelas. Y si las sabe, utilice sus conocimientos de manera positiva: ¡cambie! Reserve tiempo para reflexionar y pensar sobre sus COCA.

5. Adoptar una actitud de sana curiosidad.

Diga sí a las cosas que no haya hecho antes y haga cosas que le den miedo o que encuentre incómodas. Practique la capacidad de hacer cosas nuevas para convertirlas en un hábito y acostumbrarse a las etapas que esto comporta. Como hemos visto anteriormente, la diferencia entre aprender y no aprender a menudo reside en la intención con la cual hacemos las cosas. El lema de Deepak Chopra “Hacer las cosas con buena intención sin esperar resultados” puede ser una buena consigna. Dé una oportunidad a lo fortuito, vea las cosas a través de un cristal diferente y ¡déjese sorprender por lo que sucede a su alrededor!

6. Dedicar tiempo a la reflexión

“Aprendemos de nuestros errores”. Sí, si reservamos tiempo para analizar, evaluar, reflexionar e imaginar alternativas.

7. ¡Hágalo!

“Aprendemos a través de nuestras experiencias”. El aprendizaje del comportamiento tiene lugar en el sistema límbico del cerebro, que se compone de la amígdala y el hipocampo. Ahí residen nuestros hábitos, nuestras emociones y nuestros reflejos afectivos. Sin embargo, esta parte de nuestro cerebro aprende despacio. Necesita ejercicio, experiencia y repetición para poder progresar.

El aprendizaje del comportamiento es un proceso ligeramente diferente del aprendizaje cognitivo al cual estamos acostumbrados desde la escuela, ya que el aprendizaje cognitivo no tiene lugar en el sistema límbico, sino en el neocórtex. Con respecto al neocórtex, la lectura y la explicación son buenos métodos de aprendizaje. Aunque únicamente haya invertido en un método de aprendizaje, que no es el favorito de su sistema límbico –(leer) un artículo–, le propongo que imagine la primera situación que pensará para aprender y hacer cosas de diferente manera. ¿Cuál será?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s